Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /homepages/29/d858241790/htdocs/clickandbuilds/LaMardeSabor/wp-content/plugins/use-any-font/includes/functions/uaf_font_functions.php on line 469
El tomate seco de Caspe - La Mar de Sabor

EL TOMATE SECO DE CASPE

EL TOMATE SECO DE CASPE

Nuestro Tomate Seco de Caspe, nace en el Bajo Aragón, a orillas del Ebro con la clara intención de complementar y enriquecer de sabor las despensas de muchos hogares en los duros meses de invierno.

Nuestras abuelas y abuelos han sido los responsables de mantener vivas estas herencias, estas tradiciones vivas, contándonos cómo realizaban estos procesos de secar al sol en largos cañizos, grandes producciones de tomates frescos. Cada verano era una tarea obligada, una costumbre que muchos hogares todavía llevan a cabo durante los meses estivales, cuando se recolecta el tomate de la mata en todo su esplendor. Maravillosas enseñanzas al servicio de las historias familiares. Los elementos principales eran: tomate, sal, cañizos y sol, mucho sol.

Nuestro Tomate Seco de Caspe, nace en el Bajo Aragón, a orillas del Ebro con la clara intención de complementar y enriquecer de sabor las despensas de muchos hogares en los duros meses de invierno.

Nuestras abuelas y abuelos han sido los responsables de mantener vivas estas herencias, estas tradiciones vivas, contándonos cómo realizaban estos procesos de secar al sol en largos cañizos, grandes producciones de tomates frescos. Cada verano era una tarea obligada, una costumbre que muchos hogares todavía llevan a cabo durante los meses estivales, cuando se recolecta el tomate de la mata en todo su esplendor. Maravillosas enseñanzas al servicio de las historias familiares. Los elementos principales eran: tomate, sal, cañizos y sol, mucho sol.

Cuenta un gran maestro del terreno y de usos y costumbres de nuestra tierra D. Miguel Caballú Albiac en su libro “El sabor de la humildad. El tomate seco (de Caspe, por ejemplo). Cuadernos de Aragón, 33”  cómo era el secado popular, que extraemos con todo el cariño. (Recomendamos la lectura de este libro si te apasiona la historia desde las raíces).

“Los tomates, cortados primero, han de secarse hacia abajo, con la piel arriba, para que pierdan la mayor cantidad de agua al principio del proceso. Es muy importante que el primer día sea por lo tanto de mucho sol y calor para que desprendan al menos el 70 % del agua para impedir que puedan hacerse mohos en el relente de la noche. Según variedades y según fechas el secado es más rápido (3-4 días) o más lento (5-6), pero en todo caso ha de protegerse de insectos con la adición de sal y telas mosquiteras para cubrirlos y ha de protegerse del descenso de temperatura de la noche recogiéndolos de la zona de secado. La importancia de la sal es definitiva, puesto que hay que poner la justa; ni mucha que perjudicaría la rehidratación rápida, ni poca que puede perder eficacia para el secado y la conservación.”

El simple hecho de leer “cómo se hace” nos produce cierta nostalgia, hacia tiempos en los que este gran producto se realizaba como sustento para épocas de menos recursos y que hoy en día estamos dotando de valor. Nuestra intención es recuperar (para quien le apetezca) esos bocatas de tomate seco o esos huevos fritos con chorizo o jamón (magra en nuestras tierras) y tomates secos excepcionales. Un viaje a los sabores y aromas de nuestra niñez.

Tanto la textura como el sabor del Tomate Seco de Caspe se transforman en una exquisitez que nada tiene que ver con su estado en fresco. Al final la variedad de productos que nos ofrece el tomate, en sus diferentes estados, permite introducirlo tanto en dietas nacionales como internacionales. El tomate en sí mismo, es una provocación natural. Siempre queda bien al lado de cualquier otro acompañante gastronómico. Su acidez es brillo y su dulzor es equilibrio. Deshidratado, en polvo, en aceite o en combinación con otros ingredientes, el Tomate Seco de Caspe es único e irrepetible. Es la imagen de la plenitud de los sentidos.

En La Mar de Sabor queremos y sabemos aprovechar al 100% todas sus posibilidades hasta donde nos lleve la imaginación.

La Mar de Sabor ahora es tomate, es sal, es sol, es polvo, es aroma, es textura y sobre todo es una experiencia para el paladar. Sabores únicos, combinaciones alocadas, clásicas y sofisticadas.

La Mar de Sabor es posible gracias a productores locales, que nos acercan a nuestras deshidratadoras variedades autóctonas que nos permiten elaborar el Tomate Seco Caspe de toda la vida. Carnoso y con sabor a la tierra, a Aragón.

Cuenta un gran maestro del terreno y de usos y costumbres de nuestra tierra D. Miguel Caballú Albiac en su libro “El sabor de la humildad. El tomate seco (de Caspe, por ejemplo). Cuadernos de Aragón, 33”  cómo era el secado popular, que extraemos con todo el cariño. (Recomendamos la lectura de este libro si te apasiona la historia desde las raíces).

“Los tomates, cortados primero, han de secarse hacia abajo, con la piel arriba, para que pierdan la mayor cantidad de agua al principio del proceso. Es muy importante que el primer día sea por lo tanto de mucho sol y calor para que desprendan al menos el 70 % del agua para impedir que puedan hacerse mohos en el relente de la noche. Según variedades y según fechas el secado es más rápido (3-4 días) o más lento (5-6), pero en todo caso ha de protegerse de insectos con la adición de sal y telas mosquiteras para cubrirlos y ha de protegerse del descenso de temperatura de la noche recogiéndolos de la zona de secado. La importancia de la sal es definitiva, puesto que hay que poner la justa; ni mucha que perjudicaría la rehidratación rápida, ni poca que puede perder eficacia para el secado y la conservación.”

El simple hecho de leer “cómo se hace” nos produce cierta nostalgia, hacia tiempos en los que este gran producto se realizaba como sustento para épocas de menos recursos y que hoy en día estamos dotando de valor. Nuestra intención es recuperar (para quien le apetezca) esos bocatas de tomate seco o esos huevos fritos con chorizo o jamón (magra en nuestras tierras) y tomates secos excepcionales. Un viaje a los sabores y aromas de nuestra niñez.

Tanto la textura como el sabor del Tomate Seco de Caspe se transforman en una exquisitez que nada tiene que ver con su estado en fresco. Al final la variedad de productos que nos ofrece el tomate, en sus diferentes estados, permite introducirlo tanto en dietas nacionales como internacionales. El tomate en sí mismo, es una provocación natural. Siempre queda bien al lado de cualquier otro acompañante gastronómico. Su acidez es brillo y su dulzor es equilibrio. Deshidratado, en polvo, en aceite o en combinación con otros ingredientes, el Tomate Seco de Caspe es único e irrepetible. Es la imagen de la plenitud de los sentidos.

En La Mar de Sabor queremos y sabemos aprovechar al 100% todas sus posibilidades hasta donde nos lleve la imaginación.

La Mar de Sabor ahora es tomate, es sal, es sol, es polvo, es aroma, es textura y sobre todo es una experiencia para el paladar. Sabores únicos, combinaciones alocadas, clásicas y sofisticadas.

La Mar de Sabor es posible gracias a productores locales, que nos acercan a nuestras deshidratadoras variedades autóctonas que nos permiten elaborar el Tomate Seco Caspe de toda la vida. Carnoso y con sabor a la tierra, a Aragón.

0
    0
    TU CARRITO
    Tu carrito está vacíoVolver a la web